ÁLBUM DE BODA

 

 

En este post voy a tratar de explicar cuál es nuestra visión sobre el álbum del reportaje de boda.

 

Nosotros planteamos nuestros reportajes, a la hora de tomar las fotografías, enfocados a lo que queremos conseguir con el álbum de boda. Naturalmente, también hay imágenes que jamás irán en el álbum, pero no os preocupéis porque os entregamos todas las fotos, procesadas y listar para imprimir a máxima resolución…
Bueno, retomando el tema, lo que queremos conseguir es que dentro de 20 ó 25 años, cuando echemos una ojeada a nuestro álbum de boda, nos encontremos con un álbum que muestre nuestras fotografías de boda, que nos muestre cómo fue ese día, y que tenga un diseño que no haya pasado de moda.

Para conseguir este estilo atemporal, nos basamos en un diseño sencillo, que muestre las fotografías tal como son, que cuente la historia de ese día sin “interferir” en las fotos con sombras recargadas, marcos imposibles,  fotografías que se ocultan unas a otras, o unas encima de otras etc…

 

 

El día de vuestra boda es un día único, irrepetible y especial, que recordaréis siempre. Pues bien, a nuestros álbumes les pasa lo mismo: son únicos. Cada boda es especial y diferente, y por eso nuestros álbumes también lo son.
Por supuesto, no utilizamos plantillas, eso nos impediría dar el tratamiento individual que cada álbum necesita para que vosotros podáis rememorar en el álbum la verdadera historia de vuestra boda, ese trozo de vuestra vida donde fuisteis tan felices.

 

 

Cuando estamos tomando las imágenes, y también cuando estamos maquetando el álbum, siempre tenemos en mente un objetivo: los novios querrán rememorar la compañía de sus amigos, lo bien que lo pasaron junto a su familia, querrán ver los detalles del vestido, o del traje, las flores del ramo, aquella anécdota que ocurrió durante el banquete… Querrán recordar lo especial que fue su boda, sin poses forzadas, tal como fue.

 

Todo esto que os cuento en este post, corresponde a un estilo narrativo a través de imágenes. A nuestro estilo narrativo. Pero no cabe duda de que esto no sería posible si las imágenes no estuvieran a la altura. En efecto, las imágenes son lo más importante, y todo lo demás se supedita a ellas. El diseño del álbum debe supeditarse a las imágenes, y en todo caso, no debe suplantarlas, sino realzarlas. Un buen diseño mejora el trabajo del fotógrafo.

 

 

Por otra parte, el álbum no puede realizarse varias veces. No se encarga un álbum todos los años para que no pase de moda. Por eso diseñamos álbumes sencillos, elegantes, atemporales, y los entregamos con un maletín para poder transportarlo sin riesgos y que se mantenga intacto para siempre.

 

 

Espero que este post os sirva para -quizá- tener en cuenta este aspecto tan importante de vuestro álbum de boda.
Nuestra única intención es que os llevéis a casa un trozo de vuestras vidas para poder recordarlo y revivirlo a lo largo de los años.

Un saludo.
Fernando Molina.