FOTOPERIODISMO DE BODAS

 

 

Cuando a alguien le gusta nuestra fotografía y quiere contar con nosotros para el día de su boda, normalmente la pregunta mas frecuente es: ¿cómo es vuestra forma de trabajar?, así que en este post voy a tratar de explicar cómo trabajamos:

 

Para nosotros lo mas importante es la confianza. En eso se basa todo nuestro trabajo. Si no hay confianza el resultado se ve resentido. Nuestro estilo consiste en recoger la esencia de lo que sucede sin interferir en ello. Dejar fluir y contarlo en imágenes. De esta manera los novios tendrán una colección de imágenes que contarán, de manera cronológica, la historia de una jornada especial y única.

Nuestras imágenes también serán únicas. Trataremos de conseguir los momentos mas especiales de ese día y reflejarlos en imágenes espectaculares, pero, sobre todo, imágenes que para vosotros tendrán un significado especial. Eso es lo que nosotros entendemos como fotoperiodismo de bodas. Es decir,  contar lo que ocurre con las mejores imágenes que se puedan conseguir.

 

Boda en Madrid

 

Pero, como os decía, lo mas importante para nosotros es la confianza. Sin ella es muy difícil que se pueda conseguir lo anteriormente expuesto. Esa confianza es lo que hace posible todo lo demás. Cuanta más confianza, mejores resultados fotográficos. Es por eso que ponemos todo nuestro empeño en conseguir esa confianza que nos dará los mejores resultados reflejados en imágenes.

 

¿Por qué es tan importante la confianza?

La confianza hace que la persona que os hace las fotografías no sea un desconocido que se presenta allí el día de la boda, que no os conoce y al que no conocéis, para hacer unas fotos “preparadas” o “posadas” o como queráis llamarlas. La confianza hace que el fotógrafo sea una persona a la que conocéis, que ya os ha hecho una sesión y en la que ya confiáis. Y también algo muy importante: ya habéis visto los resultados de la sesión anterior. Eso os da todavía más confianza.

 

Esto lo conseguimos con la sesión preboda.

 

Lo que he contado hasta ahora, podríamos decir que constituye nuestra filosofía de trabajo, o sea, la razón por la que trabajamos de esta manera. Pero…

 

 

¿Cómo se traducen estas ideas en la práctica?

Pues en nuestra mecánica de trabajo. Voy a tratar de contarla con más detalle.
Para empezar, os diré que el reportaje no empieza el día de la boda. Nos gusta comenzar haciendo un reportaje, que llamamos preboda, y que suele realizarse un mes,  o mes y medio antes. Este reportaje para nosotros es muy importante, y lo incluimos siempre en todos nuestros trabajos.
A nosotros nos ayuda va conoceros mejor, y a vosotros, a perder el “miedo a la cámara“.  Así os comportaréis de manera mas natural el día de la boda. También creemos que ayuda a la confianza de la que hablábamos antes, con el fotógrafo.

 

 

Los reportajes preboda suelen ser  muy “agradecidos”, porque podemos elegir el sitio, la ropa, la hora… sin las rigideces de la propia boda, en la cual es difícil, a veces, saltarse el guión.

Para nosotros, el reportaje preboda se ha convertido en imprescindible porque nos facilita la naturalidad el día de la boda.

 

Pero lo importante en realidad está por venir, y es el día de la boda. Este día lo dedicaremos por entero a vosotros, sin horarios, para contar vuestra historia a través de nuestras imágenes.

 

Casa del novio:

La verdad es que nunca sabemos a qué hora empezamos, ni tampoco a qué hora terminamos; pero lo que si sabemos es que en el 90% de las ocasiones, la jornada suele comenzar en casa del novio, para que él pueda  llegar antes al lugar de la ceremonia y esperar ahí la llegada de la novia. Allí nos fijaremos en los detalles que él decida que formarán parte de su indumentaria: la corbata, los zapatos, algún detalle que le regaló la novia, el reloj…

 

 

Tampoco olvidaremos lo realmente importante: los padres, los familiares, los preparativos…

 

 

 

Casa de la novia:

Acto seguido nos dirigiremos a casa de la novia, para fijarnos -como decíamos antes- en lo realmente importante: las personas. Digo esto porque este momento suele ser un hervidero de sentimientos y de nervios. Es aquí donde nos sentimos mas a gusto para retratar todo este ambiente, que suele tener infinitas posibilidades. Nos fijaremos en el vestido, el maquillaje, el peinado, el ramo, los zapatos…


Este es uno de los momentos en que la confianza adquirida anteriormente con la pareja surte su efecto.

 

 

Ceremonia y exteriores:

A continuación, nos daremos mucha prisa para llegar hasta el lugar de la ceremonia con tiempo suficiente para esperar a la novia mientras nos hacemos eco del ambiente que se respira en el sitio donde el novio y todos los invitados esperan, y donde se vivirán momentos cargados de emoción: la llegada de la novia, la curiosidad de los invitados, la emoción del novio, esas miradas cómplices…
Aquí pondremos toda nuestra atención porque son momentos irrepetibles, pero tranquilos, somos dos fotógrafos para no perder ningún detalle.

Acabada la ceremonia, iremos a algún lugar cercano para retrataros ya como matrimonio. En este momento se mezclan los sentimientos, la emoción de la nueva pareja, y la espontaneidad que os dio el reportaje preboda.

Todas estas circunstancias, además de la tranquilidad de que ya sois esposos, nos darán las mejores fotografías de pareja. Llenas de naturalidad y sentimientos a flor de piel. En este momento, nuestro cometido será “dejar fluír” para poder reflejar y resaltar los sentimientos. de nuevo, el reportaje preboda surtirá su efecto.

 

 

Recepción y cóctel:

Posteriormente os acompañaremos al restaurante, donde los invitados estarán esperando el momento de recibiros, normalmente en un  un cóctel o recepción.  Aquí nos gusta captar el ambiente mezclándonos entre la gente, y las fotografías serán en muchos momentos “robadas”, y algunas panorámicas, pero todas ellas espontáneas y naturales.
Además, todo el mundo querrá fotografiarse con los novios. No os preocupéis, para eso estamos.

 

 

 

Restaurante y fiesta:

Ya sabéis. Damos cobertura completa. Estaremos con vosotros hasta la fiesta, desde las mesas de los invitados hasta el primer baile de los novios. Fotografiaremos la alegría y completaremos vuestro reportaje con grupos, bailes, copas… y con photocall si lo hubiera.

 

 

Al terminar, estaremos deseando descargar todas las fotografías en nuestros ordenadores para comenzar a dar forma a la historia que vamos a contar.

Pasados unos días, y después de seleccionar y procesar las mejores fotografías, os entregaremos en un DVD o pendrive todos los archivos digitales del reportaje preboda y de la boda (400, 600, 1000, no lo sé), para que seáis los dueños de por vida de vuestras imágenes. Si además, queréis un álbum, digital o tradicional, que siguiendo nuestro estilo de maquetación, cuente vuestra historia de una manera elegante e impactante, estaremos encantados de orientaros sobre la infinidad de posibilidades que hay en el mercado.

Queremos que sepáis que en todo momento habremos puesto el empeño, la energía y la pasión en las fotografías, pero también en los sentimientos, en las personas. Es lo que tratamos de hacer.

Esperamos poder compartir con vosotros un momento tan importante de vuestras vidas.

Un abrazo.