Reportaje Preboda

REPORTAJE PREBODA

 

En el momento de escribir este post sobre el reportaje preboda, estoy pensando en las parejas que están a punto de casarse, pero también estoy pensando en nosotros, los fotógrafos, y en la gran diferencia que existe entre realizarlo o no. También para los novios la experiencia es totalmente diferente.

Me explico: el reportaje antes de la boda tiene muchísimas ventajas que pasaré a explicaros luego, pero el poderlo realizar es tan positivo que hace ya bastante tiempo que decidímos incorporarlo para todas nuestras parejas.

 

 

Pero… ¿Cuáles son estas ventajas?

Bueno, para empezar, digamos en qué consiste.

 

El reportaje preboda podríamos equipararlo a un reportaje de pareja (bueno, en realidad, un mini-reportaje), en el cual pasamos una tarde juntos los fotógrafos y los novios mientras vamos charlando de cómo será la boda, los detalles, las localizaciones que prefieren y otros aspectos que debamos saber los fotógrafos.

También tendremos nuestros descansos y nos tomaremos algo mientras aprovechamos para conoceros mejor (dónde y cómo os conocísteis y cosas de ese tipo). Cuanto más sepamos sobre vosotros, vuestros gustos, vuestra historia juntos etc., mejor para nosotros. Conoceros mejor da como resultado tener mejores imágenes, que es de lo que se trata.

 

 

Pero vayamos a los aspectos que mas nos interesan, como son las mejoras que proporciona el reportaje:

 

  • Para empezar, para vosotros suele ser una experiencia nueva porque tenéis que actuar como modelos; atraeréis la atención de las personas que estén alrededor (os va sonando, ¿no?) y eso os servirá como “ensayo” para vuestro gran día. Pero eso si, en este caso nos liberaremos de los nervios, las rigideces y todos esos aspectos “formales”,  y nos dedicaremos a que lo paséis realmente bien. Lo que queremos en este día es que lo paséis bien, porque no importa si algo sale mal. Es sólo un ensayo y solo nos importa que estéis a gusto con nosotros.

 

 

  • De esta manera, ya estaréis perdiendo el miedo a poneros delante de la cámara y el día realmente importante estaréis mucho más relajados. También contribuye a esta soltura delante de la cámara el hecho de que ya conozcáis cuál es nuestra forma de trabajar, qué os vamos a pedir, qué queremos de vosotros…

 

 

  • Esto que os acabo de contar tiene un efecto aún mas positivo: establece una relación entre el fotógrafo y la pareja, creando de esta manera un vínculo que hace que la persona que llega a vuestras casas el día de la boda no sea un desconocido que aparece por allí y al que no conocéis de nada.

 

  • Además, a esas alturas ya habéis visto el resultado. Para nosotros es muy importante (yo diría que vital) que confiéis en el fotógrafo. Esto se consigue porque ya habéis visto el reportaje anterior (el preboda del que estamos hablando), y sabéis cual será el resultado. Esto os dará todavía más confianza.

 

 

  • Este tipo de reportajes a nosotros nos ayuda a identificar lo bueno y lo malo de los modelos, y no sólo me refiero a los ángulos que os quedan mejor (que también, por supuesto), sino que podremos ver ese tipo de gestos, o de posiciones que todos hacemos de forma involuntaria por costumbre y que se pueden corregir una vez visto el resultado de las fotografías.

 

 

  • Por supuesto, como algo básico, se establece una comunicación entre el fotógrafo y la pareja y eso os dará la total libertad para decirnos qué queréis que contemos con vuestras fotos, y cómo queréis que sea vuestro reportaje de boda.

 

 

  • Como resultado de todo este proceso, vosotros tendréis un gran reportaje (aunque ya sabéis que en principio este no era el objetivo), con fotografías profesionales, os llevaréis una experiencia única y también unas fotos únicas que guardaréis para siempre.

 

 

  • Como punto final, os diré que últimamente las parejas nos piden usar estas fotografías para confeccionar un libro de firmas con el que llevarse otro bonito recuerdo del día de su boda.

 

Como algo añadido a todo esto que os acabo de contar, os diré que hay otros aspectos que no conviene olvidar y que ayudan a que el reportaje sea un éxito:

 

 

  • SITIO A ELEGIR. No tenemos porqué ceñirnos a un sitio concreto -como en la boda- y podremos elegir un entorno único para las fotos, o algún sitio que sea importante para vosotros, un sitio idílico…
  • MOMENTO A ELEGIR. Normalmente solemos realizar el reportaje ya bien entrada la tarde. De esta manera tenemos mejor luz y tenemos también el atardecer. En ocasiones directamente hemos hecho el reportaje de noche. También es un gran momento.
  • SIN PRISAS. No tenemos hora concreta para terminar, ni para empezar. Podemos repetir las cosas para que salgan bien. Una vez más, tenemos total libertad.
  • INDUMENTARIA. La comodidad es fundamental en este tipo de reportajes. Si estáis a gusto, mucho mejor. Aunque también hay parejas que prefieren algo mas formal, mas sofisticado, o bien acorde al entorno… Una vez mas, libertad total.
  • DIVIDE Y VENCERÁS. En ocasiones, por falta de tiempo de los novios nos vemos obligados a “partir” el reportaje en varias sesiones mas pequeñas. Bueno, tenemos libertad ¿no?.

 

 

Y ya para terminar, os diré que la diferencia entre hacer este tipo de reportajes o no hacerlos es de tal calibre, que nosotros (como os decía al principio) no lo hemos dudado ni un segundo. Los incluímos siempre.

Un saludo.