Fotografiar Stokksnes: la montaña grandiosa (2ª parte)
Pagina de fotografías, reportajes y viajes fotográficos, así como talleres de fotografía.
fotografía, Fernando Molina, Molina, Fernando, Bodas, Reportajes, Viajes, Viajes fotográficos, Talleres, Fotógrafo,Canadá, Islandia
18260
post-template-default,single,single-post,postid-18260,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,vss_responsive_adv,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Fotografiar Stokksnes: la montaña grandiosa (2ª parte)

He vuelto a la playa islandesa de arena negra de Stokksnes beach a fotografiar Stokksnes. No he podido evitar quedarme absorto de nuevo ante la montaña de Vestrahorn, en la península de Stokksnes. Dejas a la izquierda el Viking Village, accedes por el Viking Cafe, vas en coche hasta el final del camino sabiendo el espectáculo que vas a encontrar cuando te des la vuelta. Y allí está: incólume, inmortal, orgullosa de sí misma.

 

Fotografiar Stokksnes

 

Fotografiar Stokksnes en principio es bastante fácil: colocas la cámara y prácticamente la fotografía se hace sola. La montaña posa para ti. Sin embargo, nos encontramos con el problema de siempre: es un sitio tan fotografiado que se convierte en algo difícil si no quieres repetir lo que han hecho otros.

Por otro lado, es algo así como entrar en una competición sobre cómo fotografiar Stokksnes. Yo recomiendo fotografiar lo que uno sienta en el momento. Y además, esperar. Si, esperar. El cielo cambia constantemente en Islandia y las fotografías son completamente distintas cada poco tiempo.

¿Y qué hago mientras espero? Pues qué vas a hacer… Pero hombre… Si estás en Islandia y en un sitio tan maravilloso como este… Pues disfrutar del hecho de estar allí y de fotografiar Stokksnes.

Mientras esperas y disfrutas del momento también puedes andar por allí y buscar un primer plano interesante, o curioso, o simplemente que te guste, te motive o te llame la atención en ese momento.

Ahora miro las fotografías de mi primer viaje ( podéis verlas aquí ) y me dan ganas de volver a procesarlas. Pienso que no le hacen justicia.

Fotografiar Stokksnes

Stokksnes: el piel roja.

 

En esta fotografía, la luz del amanecer era muy muy cálida y convertía la montaña en una mole roja. En este caso, dos, por el reflejo en el agua. Fue difícil porque había un grupo de italianos haciendo la misma fotografía que yo y todo el mundo se adelantaba un poco para no sacar los trípodes de los demás, pero al final lo conseguí. Espero que os guste.

Si queréis seguirme en Intagram: @fernandopmolina

No Comments

Post A Comment